Qué hace falta para ser CTO


En mi anterior post sobre equipo técnico en una startup, Luis Clemente me preguntaba sobre qué hace falta para llegar a ser CTO. Tal y como le contestaba a él en ese comentario, esa reflexión tiene contenido suficiente como para escribir un post y por ello aquí estoy reflexionando sobre, lo que bajo mi punto de vista, hace falta para llegar a ser CTO.

No quiero parecer que hago una descripción de mis aptitudes y cualidades profesionales, ya que alguna de las que mencionaré yo no las tengo, pero cuando me las encuentro en otros profesionales las aprecio mucho y creo que son importantes.

Formación

El primer punto que considero básico es la formación. No quiero decir que para ser CTO hace falta ser Ingeniero Informático o de Telecomunicaciones, pero si considero casi imprescindible tener una base técnica que nos permita entender y desarrollar nuestras funciones sin limitaciones.  Como CTO vamos a necesitar saber de desarrollo, sistemas, infraestructuras, etc… además de otros conocimientos más relacionados con gestión económica, estrategia y negociación, aunque estas últimas es más normal adquirirlas durante nuestra trayectoria profesional. No descuidéis vuestra formación en ningún momento ya que en nuestra profesión tenemos que estar en continuo aprendizaje.

Experiencia

Como decía mi abuela: “más sabe el diablo por viejo que por diablo”. En el ámbito profesional muchas veces tenemos capacidad de resolver problemas o aportar soluciones cuando basamos nuestros criterios en experiencias anteriores de las que hemos aprendido qué funciona y qué no, aunque más veces aprendemos qué es lo que no funciona que al contrario. Por ello creo que un buen CTO suele ser un profesional con unos 10 años de experiencia.

Mi primer puesto de CTO fue en BuyVIP en el 2007 cuando tenía unos ocho años y medio de experiencia y aunque en aquel momento pensaba que estaba sobradamente preparado, ahora me doy cuenta que no me hubieran venido nada mal un par de años más de experiencia. Por el contrario al incorporarme en Toprural creo que tenía una madurez profesional mayor además de más experiencia y conocimiento y pude desempeñar algo mejor mis funciones, aunque quién mejor lo puede juzgar son mis jefes.

Por ello creo que no hay que tener prisa en llegar a un puesto de dirección. En varias ocasiones en mi carrera me he encontrado con buenísimos profesionales que han llegado a puestos de dirección demasiado pronto y no han tenido la madurez profesional suficiente como para asumir las responsabilidades del puesto y aceptar la presión y el stress de una forma natural, lo que en muchas ocasiones desembocó en un profesional quemado, que no hace bien su trabajo y que sufre un parón muy grande en su progresión profesional.

Buenos mentores

Ya que hemos empezado con los refranes, voy a usar uno más: “al que a buen árbol se arriba, buena sombra le cobija”. Es decir busca siempre los mejores jefes posibles e intenta aprender de ellos. En este concepto creo que yo he tenido excelentes jefes y mentores de los que he aprendido y sigo aprendiendo mucho. Por mencionar algunos: Alejandro García y Paco Romero en Capgemini, José Luis Vallejo y Gustavo García en BuyVIP y François Derbaix y Rafael Pérez-Olivares en Toprural.

A todos ellos los identifique como profesionales con más experiencia que yo y con excelente aptitudes en algunas áreas. Lo que hice fue intentar siempre aprender el máximo de ellos en cada oportunidad que tuve e intentar que no se me pegaran algunos de sus defectos (todos tenemos defectos). Sin duda ellos tienen gran parte de culpa en mi perfil profesional.

Por el contrario me he encontrado con algunos profesionales que tienen un potencial enorme y un recorrido importante, pero que, o bien no han tenido buenos jefes y mentores, o bien no han aprendido de ellos lo que deberían. Esta circunstancia les lleva muchas veces a tener experiencias y ejemplos no demasiado buenos y a imitar esos comportamientos cuando están en una situación similar.

Sin duda es esencial tener buenos jefes y aprender el máximo posible de ellos.

Jugador de equipo

Bajo mi punto de vista el trabajo técnico es un trabajo en equipo y en gran medida nuestros resultados, éxitos o fracasos dependen del trabajo y rendimiento del equipo. Por ello creo que es importante ser jugador de equipo en fases previas a ser CTO y aprender a trabajar por y para el equipo. Eso nos llevará a tener una actitud hacia los compañeros muy buena que arrastraremos cuando lleguemos a ser CTO.

Una vez que hemos llegado y en nuestros primeros meses en ese puesto creo que es básico tomarlo con la mayor humildad posible tratando de seguir haciendo equipo, respetando y apoyando al máximo a los compañeros. Sin duda obtendremos mejor rendimiento de todos y mucho más cohesión y mejor ambiente de trabajo.

Orientación a resultados

Mi experiencia es que los puestos directivos son mayoritariamente orientados a resultados. Es decir, no nos van a medir por cuánto trabajamos si no por si obtenemos los resultados adecuados. Esta orientación es importante que se adquiera cuanto antes mejor en nuestra trayectoria profesional y aprendamos a trabajar por objetivos. Si estamos acostumbrados a trabajar nuestro horario y si el trabajo sale bien y si no pues también, sin duda tendremos experiencias muy traumáticas en nuestro camino hacia ser CTO.

Visión comercial y de negocio

En este punto voy a ser un poco polémico, pero creo que merece la pena. Es habitual encontrar profesionales del área técnica que no quieren saber nada del cliente, del negocio y de la estrategia. Si éstos llegan a ser CTO’s no creo que sean demasiado buenos en su trabajo ya que un puesto directivo requiere de una visión mucho más amplia que la técnica para entender los objetivos de la empresa y poder aportar con la tecnología para conseguirlos. Igual estos profesionales de los que hablo podrán ser excelentes arquitectos técnicos o algún otro puesto de alto nivel que sea simplemente técnico, pero para ser CTO hay que tener otra visión mucho más cercana al negocio y poder aportar a mejorar el negocio con la tecnología. Esta visión y orientación al negocio no se adquiere de un día para otro y es importante ir cultivándola durante nuestra carrera profesional. Si trabajáis en consultoría, no perdáis la oportunidad de participar en reuniones con clientes y en cualquier caso intentad siempre plantearos de qué manera ayuda vuestro trabajo al negocio de vuestra empresa.

 

Creo que no me dejo ninguno de los atributos que creo necesarios para llegar a ser CTO. Como siempre me encantará conocer vuestra opinión y si consideráis que me falta algún atributo, no dudéis en comentarlo.

Anuncios