Sueldo de los fundadores. Mi opinión


Estos días ha habido un buen debate en twitter y otros medios, iniciado por François Derbaix, sobre el sueldo de los fundadores en una startup. Básicamente, François dice que el sueldo de los fundadores es inversamente proporcional a las probabilidades de éxito de una startup y aporta ejemplos claros.
He tenido la suerte de tener a François como jefe primero y después como socio e inversor y éste ha sido un tema que hemos tratado varias veces. En este caso no coincido con él y quiero compartir con todos vosotros mi opinión.

Arrancar una empresa es una tarea que requiere que los fundadores estén involucrados al 200%, con la mente ocupada en la empresa 7×24. Por tanto hay que intentar que en su entorno haya el mínimo de distracciones que hagan que su mente se disperse. Es importante que su entorno familiar y personal le den todo su apoyo, que entiendan por lo que está pasando y que le eviten a toda costa quebraderos de cabeza. Uno de los mayores quebraderos de cabeza que tenemos casi todos es el tema económico cuando no está suficientemente cubierto. Pensar en cómo llegar a final de mes cuando se nos ha roto el coche o cuando hemos tenido que llevar a los niños al dentista, no debería ser algo que preocupara a un fundador, que debe estar centrado en sacar adelante la empresa. Por ello yo creo que un fundador debe tener un sueldo suficiente como para cubrir, sin lujos, pero razonablemente bien los gastos a los que se enfrenta en su vida familiar y personal y así evitarle una distracción importante. Además debe tener un porcentaje suficiente de la empresa como para luchar por ello a muerte y no conformarse con cubrir gastos.

Por tanto, en mi opinión, un sueldo alto no debe influir significativamente en la posibilidades de éxito si el plan de negocio se ha hecho correctamente y se ha contemplado adecuadamente. Es más, creo que el paquete retributivo, que incluya sueldo más participaciones, de un fundador debe estar por encima del precio de mercado y que sea el propio fundador el que decida, en función de sus necesidades, cómo repartirlo. De esa manera garantizamos que el tema económico no le llevará a decisiones prematuras y poco válidas para el negocio a medio plazo motivadas por motivaciones económicas a corto plazo.

Por supuesto el debate está abierto y me gustaría conocer vuestra opinión.